Carta del Director

 

El Master en Gestión Turística (MTA) tiene ya una larga tradición en nuestra Universidad, de ahí que me complazca referirme a un título que hoy esta plenamente consolidado.

A través de todos estos años, hemos llevado a cabo una intensa labor de análisis de las características y contenidos que debe tener el MTA. El método ha sido el de encuestar y entrevistar a los alumnos de las distintas promociones que año tras año han cursado estos estudios. Así mismo, hemos contado con la opinión de los profesores que han ido ofreciendo sus sugerencias con el fin de desarrollar los ajustes precisos para mejorar los resultados. No menos importante han sido las impresiones que se han recibido de los profesionales del sector, siempre encaminadas a perfilar de cada vez más las dotes de liderazgo, habilidades interpersonales, capacidad de adaptaciones al cambio y conocimientos específicos de los alumnos, tanto en el campo del turismo, en general, como de las empresas turísticas en particular.

Con el mismo espíritu, más recientemente hemos puesto en marcha el Master en Dirección de Empresas de Servicios (MBA) para dar respuesta a las necesidades formativas de un conjunto de sectores en el ámbito de los servicios con frecuencia vinculados a las empresas turísticas como pueden ser las entidades financieras, empresas de distribución comercial o aquellas que ofrecen servicios a otras empresas.

Los planes de estudio y los programas de ambos Masters se han ido perfilando en un entorno dinámico para adaptarlos a los requerimientos del mundo real, lo cual ha permitido, también, ofrecer otras titulaciones de una corta duración   (Expertos y Especialistas) que se ajustaran a las necesidades de aquellos que pretenden obtener una formación más especializada.

En un contexto más general hemos de significar que en nuestra economía líder en el sector turismo la formación está jugando un papel de cada vez más decisivo. Nuestros Masters se han convertido en la cúspide de una pirámide en la que se insertan un amplio abanico de estudios en turismo y hotelería gracias a los esfuerzos del Govern de las Islas, a través de su Consellería de Turismo y a la Universitat de les Illes Balears, apoyados por un sector empresarial cada vez más consciente del papel decisivo de la formación.

 

Quiero terminar expresando mi agradecimiento a todos los que intervienen y apoyan este proyecto, entre los que naturalmente se incluyen nuestros alumnos, no sólo de Baleares sino de diferentes lugares, que han ido confiando de forma creciente en una oferta de formación cada vez más integrada en un mundo empresarial que a buen seguro les podrá ofrecer más posibilidades ciertas de promoción.